10 . 15 . 2020

Community

Comida para Todos en acción.

La iniciativa de esta fundación ha logrado combatir el hambre en miles de personas y reactivar restaurantes a lo largo del país.

En medio de la crisis Covid-19, nació la iniciativa Comida para Todos, que entrega almuerzos en once comunas del país. El modelo funciona por medio de donaciones privadas o de empresas, que compran por 3 mil pesos un almuerzo. Estos se preparan en restaurantes a lo largo del país y se distribuyen a 25 comedores sociales y hogares de ancianos. “Estos 3 mil pesos permiten comprar insumos, pagarles a los restaurantes y a los transportistas, reactivando toda esta cadena”, explica Ana Riveros de Comida para Todos.

Agrega que la iniciativa “empezó con la idea de Rafael Rincón, que es de los creadores y fundadores de Ñam y también es director de la fundación Gastronomía Social. Para él siempre ha sido muy importante la seguridad alimentaria, pero ahora se sumó la pandemia, la realidad social que está viviendo el país y los restaurantes parados. Así fue como comenzó a darle vuelta la idea de Comida para Todos, que podía dar una solución a todo esto. Hoy está el interés de replicar el modelo en Perú, Argentina, Colombia y Ecuador”.

Ana explica que Comida para Todos ha funcionado muy bien. “Es un modelo que da alimento rico, y nutritivos, que muchas veces son los únicos alimentos que recibe una familia durante el día. Por otro lado, día trabajado, día pagado para los restaurantes, lo que implica que se reactiva un rubro que está súper dormido. También con esto se reactivan los pequeños comerciantes y ahora también están los transportistas, que se incluyen colectiveros y transporte escolar”.

El modelo también implica una segunda fase, que tiene que ver con la educación en la comunidad. “Por ejemplo, en La Pintana, hemos tenido varias reuniones y lo que viene ahora es instalar huertos comunitarios, más adelante capacitar en temas que tengan que ver con gastronomía como por ejemplo cursos de panadería y otros”, dice Ana.

El Boa comprometido

Sin duda, una parte importante del modelo han sido los 18 restaurantes que son los encargados de realizar las preparaciones de Comida para Todos, que incluyen establecimientos como el 99, Boa y Pulpería Santa Elvira.

Uno de los primeros restaurantes en unirse a la iniciativa fue el Boa. Una de sus dueñas, Francisca Dibán, explica que “lo más bonito ha sido unir al rubro y salvar de alguna manera a los restaurantes. A mí me ha servido realmente para mantener el restaurant. Por ejemplo, ahora puedo tener tres personas contratadas tres veces a la semana para Comida para Todos. Para nosotros ha sido muy gratificante crear un aporte real a la comunidad y si, además, funciona para nosotros como restaurant, hace mucho más sentido. También reactivamos a los productores locales, por ejemplo, yo en Boa trabajo con agricultura familiar, entonces ahora les compro mucho más que cuando el Boa estaba abierto”.

En cuanto a cuál ha sido la reflexión de participar en un proyecto como éste, Francisca agrega que “lo que me he dado cuenta con la pandemia es que la gente necesita comida más reconfortante, comida más barata y rica, como se comía antes, que es la comida que estamos haciendo para Comida para Todos. Un buen charquicán, porotos con riendas, etc. Entonces por qué no empezamos a vender esta misma comida, que es un poco lo que la gente quiere, sentirse en casa, comida con amor de abuelita. Sí, me he replanteado algunas cosas como bajar los precios y tener opciones de comidas para el día a día, entre otras ideas”.

Sobre el futuro de Comida para Todos, Ana explica que quieren que “esto se mantenga en el tiempo, porque aunque algunos restaurantes están empezando a abrir, la recuperación del sector tiene para largo. Además, debiera seguir no solo hasta que el restaurant se recupere, sino que hasta que no exista hambre en el país”. En eso también está de acuerdo Francisca, que explica que “desde un principio hablábamos de que esto podía seguir para siempre, para mí sería increíble, porque es bonito que los restaurantes puedan hacer un aporte social constante”.

Sé parte de MUT.

Sé parte de MUT.